El papel de corredor inmobiliario en el Mercado

corredor

El corredor inmobiliario es un agente intermediario entre la parte ofertante: la que ofrece un  inmueble ya sea un departamento, una casa, una oficina, un terreno, o alguna propiedad que quiera ofrecer,  y su labor será contactarse con aquellas personas que deseen adquirirlo.

Su capacidad de conocer el mercado inmobiliario es amplísimo y se destaca en generar la confianza, la conexión y la interrelación entre dos o más personas involucradas en el área de la venta y compra de casas, edificios, y terrenos.  Este agente se libera de toda responsabilidad de colaboración, mandado, dependencia o representación de alguna de las partes. Ya que su labor única y específica es juntar a ambas partes que entre ellas puedan llegar a un acuerdo mutuo.

Cuáles son las características de los corredores?

1- El corredor encargado de su labor no se toma la atribución de contratar por cuenta propia a algunas de las partes, ya que serán estas partes quienes deberán contactarlo para a través de él poder comunicarse con aquella persona con la que pactará el negocio y así poder finalmente salir beneficiados los tres.

2- Su modo de desenvolvimiento (o performatividad) dentro del contexto comercial será expresada tácitamente en la labor de desarrollar el contrato de corretaje entre ambas partes para poder apoyar y colaborar en el cumplimiento de la transacción.

3- El corredor por antonomasia deberá tener el suficiente conocimiento del mercado en que se desenvuelve.

Incumplimiento de las normas establecidas

Usualemente, y esto se ha visto como casi una tradición a través de todos los tiempos, los agentes (Corredor, ofertante y demandante) se unen bajo un compromiso verbal simplemente en la mayoría. Queda claro obviamente que siempre es saludable que exista un contrato de por medio para poder evitar las sorpresas en el futuro.  Esto será siempre resuelto por la parte legal. Ya que el derecho notarial en materia inmobiliaria ha ido perfeccionando el cumplimiento de su labor. Estos compromisos si bien son empezados con la mejor fe del mundo, suele ser peligroso si no se conoce al agente negociante, o al propio corredor contratado. Es por eso que se recomienda siempre contratar a una agencia experta en corretaje inmobiliaro en Lima para poder desempeñar ese trabajo de manera eficiente.

Qué es el corretaje inmobiliario en sí?

El corretaje inmobiliario es un contrato comercial. Un contrato comercial entre tres partes. Un contrato comercial en donde las tres partes terminan siendo beneficiadas. Las tres personas se dividen entre lo que se puede verse como norma: El corredor, el agente que ofrece su inmueble y el agente que desea adquirir el inmueble. Estos tres agentes se establecen en un mercado. El mercado es quien dispone y establece un aproximado del costo de cada inmueble. Este costo de inmueble puede ser caracterizado por el año de construcción del inmueble y los documentos que avalan la propiedad de quien lo ofrece, así mismo los documentos oficiales dispendidos por su gobierno local quien a aprobado la construcción del mismo. Por otro lado los certificados de defenza civil, e hipotecarios.

El papel del demandante tiene que cumplir el pago de lo que ha pactado adquirir. Estos pagos deberán ser puntuales, y los intereses de su impuntualidad estarán siendo registrados mediante las partes del derecho, para que posteriormente de ser necesario plantearlos ante un juzgado de paz letrado.

Dentro de las respectivas eventualidades, el agente o corredor deberá obtener una comisión que deberá ser abonado por ambas partes: tanto el demandante como el ofertante, en base a previos acuerdos, deberá ser quienes tengan el papel de depositario. La cantidad a pagarle al agente o corredor, será negociado por los involucrados, con el fin de obtener un ideal acuerdo que permita desenvolver un trabajo eficaz, veraz y con las mejore intenciones posibles. A fin de pactar un negocio perfecto.